Los mensajes “yo”. Una herramienta eficaz en la mediación.

Como se ha mencionado con anterioridad, cuando una persona tiene un conflicto con otra, lo primero que hace es insultarla, hablar solamente de lo mal que ella ha actuado, de que tiene la culpa de que las cosas vayan mal, de sus errores y defectos.

Esta manera de comunicarse es agresiva y da como resultado que la otra persona reaccione o responda de manera violenta; me refiero, evidentemente a los “mensajes tú”.

Al hacer uso de los Mecanismos Alternativos de Solución de Conflictos, entre ellos, la mediación, la persona mediadora hace uso de una poderosa herramienta de la comunicación, que se denomina: “Mensajes yo”.

Y a todo esto… ¿Cuáles son los “mensajes yo”? Estos mensajes, como su nombre lo dice, nos dan información de la persona que se encuentra en conflicto. Nos habla de sus emociones, sentimientos y lo que necesita de la otra persona para sentirse más tranquila.

Un ejemplo clásico lo tenemos en una relación de pareja, donde el joven se sale de fiesta cada viernes y regresa el sábado ya muy entrada la madrugada, además de que no responde las llamadas de su joven esposa.

Lo más frecuente sería que esta pareja, al entrar a mediación se dirija de manera agresiva entre sí, y cuando la chica comparta su narrativa del problema nos diga: “Es que mire usted, señor mediador, fulano de tal es un borracho, irresponsable, que siempre se sale a tomar y no me avisa, lo odio cada día más”. Estos son “mensajes tú”.

Si este mensaje se transforma a “mensaje yo”, se escucharía de la siguiente manera: “Mire, señor mediador, la verdad es que yo me siento muy preocupada cada vez que mi esposo sale de casa y no me avisa, porque yo lo quiero mucho y pienso que algo malo le puede pasar”.

¿Cuál de los dos mensajes te gustó más? ¿Con cuál crees que se obtengan mejores resultados en una mediación?

Podría también gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *