La etapa de narración en la mediación y las doce típicas. Segunda parte.

En mi artículo anterior hablaba sobre la importancia de la escucha activa en la etapa de narración de la mediación, pero abordando, en primer lugar, las 12 típicas maneras de escuchar a una persona cuando comparte algo contigo. Hablábamos de las primeras 6 típicas, y ahora continuaremos con las siguientes, retomando el ejemplo de la amiga que te contó que una de sus compañeras de oficina la molestaba diciéndole que ganó su puesto por haberse acostado con el jefe.

Las 6 típicas que se abordaron fueron: Mandar, amenazar, sermonear, dar lecciones, aconsejar y consolar.

Imagen via shutterstock

La siguiente es la número 7. Después de que tu amiga te comenta su problema, le dices que tiene toda la razón en sentirse ofendida por el comentario que le hizo su compañera de trabajo y que ella vale más que su compañera. Esto se llama: “Aprobar a la persona”.   

8. Puede ser que, por el contrario, le respondas que seguramente se viste provocativa y por eso sus compañeras tienen toda la razón en pensar mal de ella. Esto se llama: “Desaprobar a la otra persona”.

9. Quizá le respondas a tu amiga que “es una tonta y por eso le pasan estas cosas”. Esto es: “Insultar”.

10. Cuando tu amiga te cuenta su problema, le dices que “en el fondo crees que ella en realidad no desea trabajar ahí, que preferiría tener un puesto directivo donde no le rinda cuentas a nadie y por eso se queja tanto”. Esto se llama: “Interpretar”.

11. Puede ser que te superen las ganas de saber el chisme e inundes a tu amiga con preguntas, incluso sin importancia, por ejemplo: “¿Y tu compañera cómo se viste?”, “¿A qué hora llega tu compañera?”, “¿Tu compañera tiene novio?”. Esto es: “Interrogar”.

12. Finalmente, puedes reaccionar diciéndole a tu amiga que “mejor le ponga la otra mejilla a su compañera para que le de otra cachetada y así tenga una verdadera razón para llorar o quejarse”. Esto se llama: “Ironizar”. 

La escucha activa se olvida por completo de las 12 típicas e implica escuchar a la otra persona haciendo uso de todos nuestros sentidos, poniendo nuestra mente en blanco y aplicando parafraseos, resúmenes, entre otras herramientas que expondremos más adelante.

Una de las maneras en que pudieras haber respondido a tu amiga, utilizando la escucha activa, es la siguiente: “Percibo que sientes impotencia por la manera en que se ha desarrollado la relación entre tu compañera de la oficina y tú, y te gustaría que las cosas fueran distintas, ¿es así?

Más adelante hablaremos del parafraseo, el resumen y otras herramientas de comunicación en mediación.

Podría también gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *