La etapa de narración en la mediación y las doce típicas. Primera parte.

Cuando las personas en conflicto llegan a la sala de mediación, después de que el mediador o mediadora expone a las partes su discurso de apertura, tiene lugar la etapa de la narración.

Es en este momento cuando la persona mediadora debe utilizar, de manera fundamental, la escucha activa. Pero, ¿qué es la escucha activa? Es prestar total atención a la persona que habla y escucharle, no solo con los oídos, sino con los ojos, la boca, la mente, el corazón, con todos y cada uno de tus sentidos, sin juzgar; consiste en transmitir a tu interlocutor o tu interlocutora que estás entendiendo lo que te quiere decir y que

comprendes su mensaje con claridad.

Imagen via shutterstock

En la escucha activa debemos evitar las 12 típicas maneras de reaccionar cuando una persona te cuenta algo, pero cuáles son las famosas “12 típicas”. Te lo explico a través de algunos ejemplos muy sencillos.

Imagina que estás tomando un café con tu mejor amiga, quien te llamó para platicar contigo sobre “un problema muy importante”. Resulta que tu amiga recién entró a su primer empleo y le dieron el puesto de Secretaria Particular de Dirección General, donde tiene que coordinar la agenda de su jefe y además otorgar audiencias a las personas del trabajo o clientela externa que quiera reunirse con él. Ella te platica que se siente muy triste porque una de sus compañeras siempre le dice que “seguramente se acostó con el jefe para obtener ese importante puesto”. Tú, puedes reaccionar de las siguientes maneras:

1.- Le dices que el día de mañana, en cuanto llegue a su oficina y vea sola a su compañera, debe darle un par de cachetadas para que deje de molestarla. Esto se llama: “Mandar”.

2.  Le dices a tu amiga que “si no le pega un par de cachetadas a su compañera, tú misma te encargarás de decirle a su novio que la deje porque es una tonta”.  Esto se llama: “Amenazar”.

3. De la manera más tranquila posible, le dices a tu amiga que “las mujeres buenas no hacen caso de las ofensas y que Dios le dará su castigo a esa mala mujer”. Esto se llama: “Sermonear”.

4. Tomas a tu amiga de las manos y le platicas que cuando tú eras más joven, también tenías una compañera que te molestaba en la oficina, pero que hablaste con tu jefe de manera tranquila para pedirle que tomara cartas en el asunto y que le recomiendas que haga lo mismo. Esto se llama: “Dar lecciones”.

5. También puede ocurrir que le digas a tu amiga que mejor renuncie ahora que aún es joven y tiene tiempo suficiente para encontrar otro trabajo. Esto se llama: “Aconsejar”.

6. Puede ser que también abraces a tu amiga y le digas: “Pobrecita de ti, estoy segura que esto pronto pasará”. Esto se llama: “Consolar, animar”.

En el siguiente artículo continuaremos con las siguientes 6 típicas -pero no por eso significa que sean correctas- maneras de escuchar a una persona y cómo afectan la etapa de narración.

Podría también gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *